5 estrategias de marketing para levantar tu empresa

En la era industrial había una o varias estrategias de marketing que si la aplicabas, sabías que tu empresa iba a vender, y eso, era un hecho.

Marketing
5 estrategias de marketing para levantar tu empresa

La estrategia era la siguiente, tienes un producto o servicio y creas un publicidad impactante, creativa y la distribuyes de manera masiva. Esto te garantizaba el éxito.

Esta estrategia ya no funciona por sí misma, no te garantiza que vayas a multiplicar las ventas, pero aún sigue habiendo unas pocas estrategias a través de las cuales puedes garantizar el éxito de tu empresa. Eso sí, no son tan sencillas de poner en marcha como pudiera parecer. Philip Kotler las definió hace unos años y aquí te las entrego con algunos ejemplos para que tú, como gerente de una pyme o un pequeño negocio local puedas aplicarlas.

Las estrategias de marketing son:

1. Ser capaz de cobrar el precio más bajo del mercado.

Es un hecho que el costo de un producto o un servicio es una de las características fundamentales que inciden en la compra de un producto o servicio. Hay un segmento del mercado que está creciendo y ese es el de las personas que compran por precio.

A esto ayuda la falta de diferenciación entre las ofertas: ante dos ofertas parecidas, el cliente se queda con la más barata.

Hoy en día, las compañías lowcost se basan en esta estrategia. Normalmente bajan los costos de sus negocios, externalizando servicios, innovando en la distribución, o desarrollando nuevas tecnologías.

Comenzaron las aerolíneas, los supermercados,  y poco a poco se ha ido extendiendo a otros sectores.

Si en tu mercado eres capaz de cobrar el precio más bajo, esta es tu estrategia. Si encuentras un medio para producir el producto o servicio de menor precio, ya tienes estrategia.

¿Cómo puedes aplicar esta estrategia de marketing a tu mercado local o pequeña empresa?

Para las empresas que vende productos físicos o servicios profesionales presenciales (un abogado, masajista…), una manera de aplicar esta estrategia aún no pudiendo competir en precio a nivel global es ofrecer el precio más bajo en tu zona. Por ejemplo, si el menú del día de tu restaurante no puede competir con otros menús del día en precio, quizás pueda ser el más económico de tu sector. Tu despacho de abogados puede que no sea el más económico del país, pero quizás, sí en tu provincia. Si tu servicio necesita de cercanía física, puedes aplicar esta estrategia.

2. Ser capaz de ofrecer el mejor producto del mercado, el de mayor calidad.

Hay empresas que ofrecen el mejor producto, y por eso, tienen su segmento de mercado asegurado. ¿Puedes ofrecer el mejor producto? ¿El de mayor calidad? Desarrolla esta estrategia y tendrás a tu mercado ganado. Si tienes un comercio local u ofreces servicios,el mejor de tu localidad, de tu ámbito geográfico. ¿Eres pediatra? Sé el mejor pediatra a 30 km a la redonda. ¿Vendes fruta? ofrece la mejor fruta de tu ciudad.

3. Ofrece productos Innovadores.

Diversifica, innova, añade funcionalidades a tus servicios o productos. Ofrece algo que nadie haya ofrecido antes. ¿Cómo aplicar esta estrategia en tu negocio? Puedes pensar que las grandes empresas lo tienen más facil, más recursos, más personal…puede ser. Si crees que no puedes ofrecer productos realmente innovadores, trae, importa esos productos de otras regiones, de otros lugares y ofrécelos a tus clientes. Haz un viaje de negocios para descubrir qué se ofrece relacionado con tu negocio en otros países.  Tráete esas ideas.

4. Innova el modelo de negocio y las experiencias del cliente.

Volvamos al caso del pediatra. Realizas consultas físicas a niños de tu localidad y limítrofes. Innovar el modelo podría ser incluir una guardería en tu centro y una cafetería para padres y niños. Estarías ofreciendo un modelo de negocio diferente. Aquí importa la experiencia del usuario. No tiene que ver con el producto o el servicio en sí, sino con la experiencia. Un ejemplo de esta estrategia puede ser la “venta nocturna” donde las tiendas abren por la noche en un ambiente relajado o las librerías donde puedes tomarte un café, asistir a charlas, y leer los libros antes de comprarlos en cómodas mesas.

5. El Diseño.

El diseño es uno de los estímulos principales a la hora de comprar un producto. Pero el diseño no sólo se refiere al producto en sí, sino al envío de la oferta, el paquete, cómo se abre, cómo se compra el producto, tu local, etc. Si puedes diferenciarte en Diseño (con mayúsculas y en todos los ámbitos de tu empresa) aquí tienes una estrategia ganadora.

¿Puedes crear un estilo propio? ¿Un diseño innovador que te diferencie? ¿y aplicarlos a todos los ámbitos de tu empresa, producto, servicio y usabilidad del consumidor?. Ánimo entonces con esta estrategia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *